7 maneras fáciles de hacer una receta saludable

Casi cualquier receta puede transformarse en una versión más saludable.

Ver Foto Completa

Si estás buscando seguir una alimentación saludable, implementa estos cambios sencillos!

Utilizar lácteos enteros

Es una recomendación común el uso de productos de bajo contenido de grasa (normalmente lácteos) en las recetas. Sin embargo, los productos lácteos enteros pueden brindar mayores beneficios.  La grasa de mantequilla es una gran fuente de fácil absorción de vitamina A. También contiene las vitaminas liposolubles D , E y K2.

 

La grasa de mantequilla es una fuente de minerales traza, incluyendo manganeso, cromo , zinc, cobre, selenio, y yodo. La leche, el queso (y carne) de ganado alimentado a pastura es una buena fuente de grasas omega 3.

Cuando los productos lácteos provienen de vacas alimentadas con hierbas que contienen altos niveles de ácido linoleico conjugado ( CLA), un compuesto que ayuda al cuerpo a construir músculo en lugar de almacenar la grasa, entre otras cosas. Ademas, cuando consumimos grasa como parte de nuestras comidas, la velocidad de absorción se reduce, y esto significa que te sentirás más llena durante más tiempo. Algunas de las mejores opciones son la leche, queso cheddar maduro, queso feta y gouda, así como el yogur natural, sin azúcar y leches fermentadas, como el kéfir.

Utilizar aceite de coco

 

Un poco de aceite de coco extra virgen, la mantequilla, e incluso ciertas grasas animales, son en realidad muy saludables. Utiliza fuentes vegetales de grasas saturadas, como el aceite de coco o grasas animales, como la mantequilla, la manteca de cerdo (grasa de cerdo), o sebo.

 

El único requisito es que te asegures de que  grasa proviene de animales alimentados con pasto. Además, la manteca o sebo que se encuentra  en el supermercado es probable que esté cargado con grasas trans, por lo que es preferible comprarlos en granjas.

Utilizar aceite de oliva

 

El aceite de oliva es un aceite increíblemente saludable. Pero,  no se debe cocinar con él. Es un aceite demasiado frágil. Si realmente tienes que cocinar con este aceite, utiliza una temperatura muy baja, y preferiblemente mezclado con grasas saturadas como mantequilla. No obstante, puedes utilizar aceite de oliva para los aderezos de ensaladas hechas en casa, o para rociar encima de tu comida una vez que se haya cocinado. Las mejores alternativas para la cocina son el aceite de coco o grasas animales como la manteca de cerdo, sebo o manteca.

 

Utilizar carne y huevos fed-grass

 

La carne y huevos de los animales mantenidos en confinamiento no sólo son inferiores en el gusto, sino que también carecen de valor nutritivo. La carne de las vacas que se han criado en su medio natural son una fuente importante de grasas omega 3 en la dieta. Por lo tanto, es recomendable comprar carne y huevos a un agricultor local o carnicero, siempre que  se pueda.

 

Si eso no es posible, los productos animales orgánicos certificados sería la mejor opción.

Utilizar alimentos orgánicos

 

Si bien son más caros en algunos casos, como las frutas y verduras, es recomendable por su alto contenido de pesticidas. El resto de los alimentos puede obviarse, pero este grupo es particularmente riesgoso ya que frecuentemente consumimos frutas y verduras crudas.

Utilizar endulzantes naturales

 

Como sabemos, el azúcar no es la sustancia más nutritiva del mundo. Sin embargo, una pequeña cantidad es generalmente muy buena, a menos que desees cortar seriamente tu consumo de carbohidratos para lograr una pérdida de peso. No te dejes engañar por los llamados edulcorantes "saludables" que no tienen nada de eso. Debes evitar la miel de ágave, el polvo de stevia, azúcar de la fruta o fructosa , y los edulcorantes artificiales como el aspartamo y splenda. Hay algunas alternativas al azúcar que se podrían utilizar, aunque en general, no se recomienda la sustitución de un endulzante con otro. En última instancia, lo mejor es quitarse la dependencia por los alimentos dulces. Puedes utilizar azúcar integral en pequeñas cantidades. No te olvides de los alimentos dulces naturales y saludables, también como las frutas frescas, frutas secas, coco o chocolate amargo.

Evitar la sal de mesa

 

La mayoría de las personas no se dan cuenta de que sólo necesitan un poco de sal en su dieta diaria para cubrir sus necesidades de sodio. Evita la sal oculta de los alimentos refinados y muy procesados. Necesitamos sólo 250 mg de sodio por día, mientras que consumimos cerca de 6 gramos. Así que, cuando una receta requiere sal, cambia la sal común por sal marina o sal del Himalaya. La sal de mesa estándar no contiene elementos traza esenciales debido al refinamiento al que es sometida. También contiene ciertos aditivos. 

FLICKR: Galería Foto (cc) hardworkinghippy



Tú Rating: Ninguno Promedio: 3.4 (11 votes)


Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
 
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <object> <embed> <p> <span> <img>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato